Preguntas más frecuentes

¿Cuáles son las características más significativas de una estrategia de especialización inteligente, también llamada RIS3?


Las estrategias RIS3 son herramientas para el desarrollo económico y territorial con objeto de hacer frente a las debilidades estructurales que condicionan negativamente el crecimiento y la innovación. Se centra en tres grandes prioridades: • Un crecimiento inteligente, mediante una inversión efectiva en educación, investigación e innovación.
• Un crecimiento sostenible mediante la promoción de una economía más eficaz con menor consumo de carbono.
• Un crecimiento integrador, que priorice la creación de empleo y la reducción de la pobreza. Las RIS3 se basan en una metodología de enfoque territorial del desarrollo, y proponen una agenda integrada de transformación económica y territorial cuyos objetivos principales son: • Convertir la innovación en una prioridad. Para ello es necesario que el conjunto de actores con capacidad de acción consideren la importancia de disponer de una visión global de todos los factores que pueden facilitar el crecimiento inteligente, sostenible e integrador. • Centrarse en la inversión y crear sinergias, poniendo énfasis en las inversiones focalizadas en los puntos fuertes y oportunidades para mejorar el valor añadido y asegurar la eficacia de los recursos, favoreciendo a la vez las sinergias entre las políticas nacionales, regionales y locales, así como con la inversión privada. • Mejorar los procesos de innovación. Las estrategias RIS3 sirven para favorecer una interrelación más eficiente entre facilitadores y creadores de innovación
.
• Mejorar la gobernanza y promover una participación activa. RIS3 supone un estímulo para la adopción de un proyecto común con visión compartida entre todos los actores de un territorio, facilitando el trabajo en red entre las empresas y la gobernanza a distintos niveles para generar capital social. • Definir e implementar estrategias para la transformación económica que supongan un marco de actuación a medida para cada territorio, partiendo de un enfoque territorial integrado para la definición e implementación de las políticas de desarrollo socioeconómico capaces de provocar cambios significativos en el sistema territorial. • Dar respuestas a los retos económicos y sociales desde un concepto de desarrollo territorial basado en la innovación que permita afrontar los actuales retos de generación de valor añadido para la creación de empleo, aprovechando las oportunidades que se derivan de los nuevos sectores emergentes y garantizando la eficacia de los recursos empleados. • Promover el trabajo en red tanto a nivel interno como externo de cada región. Las estrategias RIS3 promueven la cooperación entre actores a nivel interno de cada región, pero a la vez responden a las necesidades de proyección externa que tienen las regiones para posicionarse en las cadenas de valor globales y mejorar la cooperación con otras regiones. • Evitar los solapamientos y las repeticiones en las estrategias de desarrollo. RIS3 supone un estímulo para las regiones para la adopción de estrategias adaptadas a sus capacidades, oportunidades y necesidades. En el contexto actual, la diferenciación, tanto a nivel local como global, y la diversificación tecnológica son los factores clave en los que deben apoyarse las estrategias de cada región. • Acumular una masa crítica de recursos. El modelo de desarrollo basado en estrategias RIS3 facilita la generación de masa crítica entre los distintos agentes como para que los proyectos alcancen un impulso suficiente y sean sostenibles en el tiempo, bien sea con recursos propios de cada región o mediante la cooperación con otras con las que se puedan compartir intereses. • Promover los efectos positivos del conocimiento y la diversificación tecnológica. RIS3 se orienta hacia la diversificación tecnológica especializada en las actividades económicas emergentes en la región, o con potencial de mayor desarrollo, con el objetivo de crear un mayor valor añadido. No se trata tanto de una diversificación productiva, sino de una diversificación tecnológica que alcance a sectores relacionados entre sí en la cadena de valor.




¿Cuáles son las condiciones previas necesarias para iniciar un proceso para la elaboración de una estrategia de especialización inteligente?


La elaboración de una estrategia de especialización inteligente supone iniciar un proceso que exigirá la implicación y el compromiso de todos los actores para la definición de la estrategia y la ejecución de las acciones para desarrollar la y alcanzar los objetivos propuestos. Para ello es preciso identificar qué factores son determinantes para decidir la conveniencia o no de iniciar un proceso de este tipo. Entre ellos, los más importantes son: EL MOTIVO: debe existir un motivo claro y compartido con los actores socioeconómicos para elaborar una estrategia de especialización inteligente. Los motivos pueden ser diversos, entre los cuales, la amenaza de un cambio que toda incidir en el declive de sectores productivos tradicionales en el territorio, la oportunidad de una inversión significativa en el sistema productivo o las infraestructuras locales, la celebración de un evento de relevancia internacional, la necesidad de identificar nuevas oportunidades productivas, potenciar sectores emergentes, o la aparición de nuevos actores con capacidad de influencia en el territorio. LA MOTIVACIÓN: Una vez identificado el motivo y compartida la percepción de necesidad de afrontar cambios y adoptar nuevas estrategias para el territorio, el hecho de que la sociedad civil y los actores con más capacidad de influencia tengan la convicción y la motivación suficiente para afrontar el inicio y la culminación de un proceso para la definición de un nuevo modelo estratégico de desarrollo. VOLUNTAD POLÍTICA: En sentido amplio y asumida por todos los actores, no solamente los gubernativos, con el propósito de implicarse en el proceso de definición estratégica y orientar sus actuaciones y recursos para la consecución de los objetivos propuestos. LIDERAZGO Y GOBERNANZA: Es fundamental establecer un marco de gobernanza adecuado al proceso en el que participen proactivamente los actores con mayor capacidad de acción y de influencia en el territorio. El conjunto de actores que participan en un proceso de definición estratégica deben representar, no solamente con representatividad sino también estar legitimados para ello, al sector público, a los sectores económicos, al sector del conocimiento, a la sociedad civil y el sector ambiental. PROYECTO COMÚN: Una estrategia de especialización inteligente debe constituir el proyecto común de todos los actores y ello es especialmente importante cuando éstos actúan de forma individual y con estrategias sectoriales en lugar de globales. Este proyecto común debe, además, evitar duplicidades y solapamientos en las acciones destinadas al desarrollo del territorio.




¿Cuáles son los factores clave para el diagnóstico?


El diagnóstico es el elemento fundamental para dotar de eficiencia las fases posteriores del proceso en las que deberán definirse los objetivos y las líneas estratégicas. El análisis debe basarse en elementos que muestren de forma objetiva la realidad socioeconómica con claridad, lenguaje fácil y visión global, pero a la vez mostrando todos los matices.
Debe considerarse de forma explícita, el entorno y su evolución, dando una visión dinámica del territorio con relación al mismo. A través del análisis se debe conseguir poner en evidencia la situación del territorio local con relación a su entorno, en términos de potencialidades y debilidades actuales, y a la identificación de oportunidades y amenazas respecto a su evolución futura.
El análisis se realiza desde la perspectiva interna local y también de su entorno, con la
máxima amplitud posible, basándose en elementos tanto cuantitativos como cualitativos, con especial énfasis en los factores que condicionan la calidad de vida, la cohesión social y la competitividad. Los OBJETIVOS principales de la fase de diagnóstico son: -Disponer de la información y de los conocimientos necesarios para la elaboración de
objetivos y estrategias.
-Ofrecer una visión objetiva de la realidad territorial y de su evolución.
-Identificar la visión y las actitudes de los actores locales.
-Consensuar esta visión entre los actores.
-Disponer de elementos de comparación y seguimiento. Los FACTORES CLAVE éxito o de fracaso de esta fase del proceso son: - Visión global y objetiva. Aunque el objeto del análisis sea sectorial éste debe situarse en el entorno global de la ciudad. - Rigor técnico en el uso de las herramientas metodológicas. -Canalizar ideas. Es esencial atraer hacia el proceso a quienes disponen de información y conocimiento para que contribuyan con su aportación.
-Poner énfasis en lo cualitativo. La identificación de visiones y actitudes de los actores en un proceso de definición estratégica adquiere mayor importancia que la simple elaboración de estudios técnicos, por muy profundos que estos sean.
- Consensuar visones. Los estudios técnicos y el diálogo permanente deben conducir a niveles de homogeneidad suficientes en las visiones como para permitir avanzar hacia acuerdos posteriores para el desarrollo de la estrategia mediante acciones en las que participen todos los actores.
-El análisis debe integrar no sólo las visiones de los actores sino también sus estrategias, ya que un plan estratégico debe basarse en acciones fundamentalmente. -Considerar los activos locales, identificando las infraestructuras y las especificidades territoriales en cuanto a fortalezas y debilidades del sistema de innovación, así como los retos más importantes para la economía y la sociedad. -Analizar la dinámica del entorno empresarial local, así como las interrelaciones entre lo local, lo regional y lo global.
-El análisis debe partir de las informaciones que utilizan los actores para la toma habitual de sus decisiones, es decir, de la información habitual y disponible. A partir de ello, debe plantearse como meta generar mayor conocimiento para enriquecer dicho proceso de toma de decisiones.
-Lograr la participación activa de quienes disponen de información útil y de conocimientos.
- Cuestionar los prejuicios y estereotipos que forman parte de la percepción de la realidad local a base de la objetividad y la sistematización del proceso analítico.




¿Quién debe participar en un proceso de elaboración de una estrategias RIS3?


Aunque para la correcta gestión del proceso de elaboración de la estrategia RIS3 una norma fundamental es que nadie con voluntad de participar debe quedar excluido del mismo, el éxito depende en buena medida de que quienes participan tengan capacidad de decisión y liderazgo y éste sea reconocido de forma positiva en el territorio y en el seno del proceso. La gestión de la participación requiere, por tanto, de un enfoque global y plural, pero también selectivo, que ponga énfasis especial en atraer a quienes pueden ejercer un liderazgo positivo para el interés general y para el buen desarrollo de la estrategia. Es preciso tener en cuenta que el modelo convencional de gobernanza a tres partes (empresa, educación/investigación y gobierno) se muestra insuficiente ante los retos actuales y se impone el nuevo paradigma basado en un Modelo de Cuádruple Hélice, en el cual el gobierno, las empresas, el sector educativo y las organizaciones civiles trabajen conjuntamente para generar proyectos de futuro y provocar cambios estructurales de mayor alcance del que cualquier organización o persona podría lograr de forma individual. Este modelo contempla la innovación de forma transversal con el propósito de fomentar la creatividad, aprovechando al máximo y con sentido práctico las ideas generadas.

Se trata de un modelo de colaboración integrada, de valores y protagonismos compartidos, que pone especial énfasis en la innovación como disciplina transversal de práctica general, con el apoyo de tecnologías facilitadoras y de sistemas de soporte.

En el proceso deben participar, con el liderazgo del gobierno territorial, las grandes empresas, las PYMES, el sistema de apoyo al emprendimiento, los organismos de fomento de la investigación, desarrollo e innovación, el sistema educativo, los clústeres, si existen en la región, y las organizaciones civiles.

Para la selección de las personas participantes los criterios principales pueden ser que reúnan al menos una de estas condiciones:
  • que tengan conocimientos y opinión cualificada
  • que dispongan de información relevante
  • que ocupen puestos de responsabilidad institucional o empresarial
  • que sean líderes o prescriptores de opinión
  • que puedan favorecer el desarrollo del proceso
  • que puedan oponerse al proceso o a sus objetivos
  • que puedan actuar de mediadores entre las instituciones convocadas
  • que dispongan de recursos, tangibles o intangibles, y capacidad de acción

Entre estas personas se conformará el nucleo de gobernanza que impulse el proceso y que, como culminación del mismo, estos actores sean los impulsores de los proyectos acordades, cada uno de ellos en su ámbito de competrencias.




¿Cómo se financia el plan de acción resultante de un proceso de definición estratégica?


La respuesta es simple: POR LAS LÍNEAS DE FINANCIACIÓN HABITUALES.

Aunque existe la percepción, bastante generalizada, de que para llevar a la práctica los programas y proyectos resultantes de un proceso de definición estratégica se requieren recursos financieros extraordinarios, la realidad es otra, puesto que para la implementación de la estrategia no necesariamente hay que llevar a cabo acciones adicionales sino que de lo que se trata es de alinear las acciones que llevan a cabo cada uno de los actores del territorio con la estrategia acordada. Por tanto, esto supone una racionalización en el uso de los recursos, en cuanto evita duplicidades y solapamientos, lo cual puede significar incluso un ahorro en términos económicos.

No obstante, no se puede descartar que en un proceso de este tipo surja la necesidad de obtener recursos extraordinarios para proyectos de gran envergadura que en la práctica van a suponer cambios determinantes para el futuro del territorio. Aun en este caso, la existencia de un plan basado en una estrategia sólida y compartida por todos los actores, es un argumento favorecedor para obtener recursos adicionales de los gobiernos u organismos supralocales o de inversores privados que se pueden sentir atraidos al poder visualizar en esta estrategia una oportunidad para invertir a nivel local.

Obviamente debe considerarse que es necesario que cada actor se involucre en el proceso con la voluntad de asumir los cambios necesarios dentro de sus organizaciones para actuar de forma coordinada con el resto de actores de acuerdo con la estrategia y objetivo común compartido.





Generalitat de Catalunya

Direcció General de Cooperació al Desenvolupament
Via Laietana 14, 4ª planta, 08003 Barcelona 

www.gencat.cat/afersexteriors

info@ris3-al.eu

Tel. +34 936247948